2/04/2017

Modeling

Saludos

hoy voy a hablaros de herramientas que empleo para modelar o diseñar, partiendo de la base que lo que yo estudie hace ya muchísimos años fue el Autocad y desde entonces ha llovido mucho. Que quiero decir con esto, aparte que ya me cuelgan unos años encima, es que realmente no he realizado ningún curso de diseño 3D, lo he aprendido sobre la marcha y dedicándole tiempo. Si te interesa este mundo y te quieres dedicar profesionalmente te recomiendo que hagas algún curso.


Las herramientas que utilizo en el trabajo son el Autocad, Sketchup y ahora mismo estoy aprendiendo a moldear con Meshmixer y alguna otra aplicación. Porque empleo estas y no otras más potentes como Blender o 3d studio. Principalmente porque son tan potentes que se convierten en muy complejas.  Sketchup lo conocía ligeramente y fuimos presentados durante el curso que hicimos con la primera impresora 3d, Prusa Mendel. No fue un curso en sí, fue enseñar lo sencillo que era hacer algo. Y si es cierto, es sencillo empezar, el software es gratuito y es una herramienta potente, siempre que quieras hacer algo funcional.





Ejemplo de un par de proyectos, a la derecha el Perturbator un setup para golpear a un robot y que mantenga el equilibrio. A la izquierda un proyecto de brazo robotizado que no termino bien, los motores no tenían suficiente fuerza para desplazar todo el conjunto.



Sketchup te permite hacer cosas como esta he incluso más complejas, con la única ayuda de un pie de rey y una regla, sin obviar el banco de modelos que tiene, que en ocasiones te solucionan mucho las cosas, pero en otras te generan más dolores de cabeza, si las medidas no son las correctas.


Pero qué ocurre si no quieres hacer un modelo poligonal, tratar de diseñar formas orgánicas en sketchup es un dolor de cabeza, pues no es nada sencillo. Si te dedicas a importar .stl u .obj de otra gente para modificarlos, no es una tarea sencilla, ahora con algunos plugins es más simple, pero si el modelo es un escaneo con toda su cantidad de polígonos da dolor de cabeza.


Un compañero del trabajo emplea Blender y crea unos modelos que son muy orgánicos, funcionales cuando llegamos a un acuerdo con la escala, pero muy redondeados sin aristas, algo que con sketchup no podía hacer, hasta que conocí Meshmixer.


Meshmixer es una herramienta de Autodesk que no viene sola, es acompañante de otras aplicaciones como el Autodesk 123D que salió en su día únicamente para las plataformas Ipad y ahora cuenta con su versión para Pc y Mac. Pero no Android. Mi interés por Meshmixer no fue muy alto hasta que no hice el escáner 3D. Los modelos no salían del topo perfecto, brazos incompletos, cabezas con agujeros, Meshmixer me dejaba corregir esos errores sin mucho trabajo. Pero no había descubierto otra de sus ventajas, la de agrupar modelos, los hace con suma facilidad.


Por ejemplo puedo descargarme un modelo  de Thingiverse y añadirle esto otro.




Guerrero tentacular…



Creerme si os digo que he tardado más tiempo en hacer la captura de las imágenes para ponerlas en el post que realizar esto en el programa, simplemente editando el objeto nos permite cambiar su tamaño orientación y posición en el espacio. Si lo combinamos con el otro modelo tenemos ya tenemos una figura personalizada, quizá no haya sido la mejor combinación. De esta que me puse a buscar modelos para imprimir y para modificarlos, básicamente para marcar más los detalles, añadir algo o cambiar una gorra por un sombrero…Que básicamente es lo que publique en la miniaturas de Omertà.



Y porque no, hacer una creación propia, jugando con las primitivas que ofrece meshmixer  cree el  Chthonian, dos toroidales cortados y mal emplamados y dos esferas, una para hacer las rocas y otra para hacer la cabeza y mucho probar la herramientas de esculpir hasta entender que hacen y cómo funcionan. Podría haber leído o visto un tutorial, pero esto si se “tocotea” no se rompe y es más divertido que no productivo.



Un compañero Quique , el mismo que maneja el blender como si fuera un bisturí, me menciono una aplicación, Dialy, básicamente te permite hacer lo mismo que meshmixer, pero incluye la opción de generar sketch mediante esferas.





Las esferas lilas son los pivotes y se pueden mover dando diferentes formas y tamaños, por último, se convierten en un mesh que podemos guardar como un .obj



Las imágenes anteriores mostraban el proyecto de un tentáculo, si lo mío es obsesivo, pero un buen ejemplo es que si queréis crear algo complejo o simple, la regla de los ingenieros siempre funciona. Reduce el problema a problemas más pequeños, si estás pensando en realizar un modelo despiézalo y moldea parte por parte. Al final es más sencillo.








Proceso de creación desde el esqueleto hecho con Dilay hasta el moldeado final e impresión. 

El modelo de arriba se ve horrible, pero así debía ser es Nyarlathotep o al menos y una interpretación que extraje de una rápida visita a google, me basé en la imagen de esta figura. Poner la original al lado de la mía me da un poco de vergüenza, pero como mi intención era hacer una miniatura no esta tan poco mal.




La figura existe en negro y blanco y el nivel de detalle es muy alto, la parte de la espalda me la invente y nada tiene que ver con la figura en sí. Pero es lo que tiene tratar de pasar de un 2D  a un 3D.









Impresión de 70 mm de altura, 40% de infill

Ya terminando cuando modelas con meshmixer, sueles incrementar el número de polígonos haciendo que tu modelo adquiera un tamaño superlativo. Solución, o bien “Make solid” en las opciones de edición de meshmixer y en “Solid Accuracy” determinar la calidad. O otra opción es emplear Blender y con la herramienta “Decimite” y ponerle un factor más pequeño de 1.0, normalmente se lo pongo a 0.4. Los modelos pierden peso en kbytes y no más manejables por los programas.




Ejemplos de cómo reducir el peso de vuestros modelos, con Meshmixer y Blender.




Anakleto.